Eficacia de los tratamientos en quiropráctica hacia la prevención de enfermedades infeciosas.


Dr. Manu Mahan Hesam


Si el sistema nervioso funciona mejor, claramente, todo el cuerpo funciona mejor incluso la inmunidad! 

Esta estrategia es sin duda uno de los secreto mejor guardado en ciencias de la salud que os voy a exponer y compartir.

Hoy en día, la quiropráctica está cada vez más integrada en el sistema médico para el tratamiento del dolor, espalda, y los trastornos
musculoesqueléticos.

Lo que el público no sabe, y de hecho lo que muchos quiroprácticos jóvenes tampoco saben, es que la quiropráctica, desarrollada por el Dr. Daniel David Palmer en 1895, realmente comenzó a ganar reconocimiento por los resultados que obtuvo en enfermedades infecciosas.

Obviamente, estamos hablando de una época pasada, donde la medicina no era lo que era y los antibióticos aún no existían. Por lo tanto, la quiropráctica obviamente no reemplaza la atención médica, pero olvidar este historial nos hace perder una estrategia complementaria innegable para convertirnos en super inmunes.

El hecho de que las drogas y los avances en la medicina sean una ventaja incomparable, no resta valor a las posibilidades de la atención quiropráctica para fortalecer sus defensas inmunitarias.

Por lo tanto, me gustaría compartir con ustedes una breve historia de la quiropráctica en el manejo de problemas infecciosos, con la esperanza de que entiendan cómo la atención quiropráctica puede brindarle una ventaja estratégica incomparable.

Uno de los ejemplos más evidentes de quiropráctica surge de la epidemia de gripe española de 1917-1918, que mató a más de 20 millones de personas en todo el mundo.

En su libro "La historia oficial de la quiropráctica en Texas", Walther Rhodes ofrece una perspectiva y un potencial fascinante de la quiropráctica.
A continuación vamos a explorar por encima la información sobre estadísticas médicas para la ciudad de Davenport, Iowa durante la epidemia.

En esta ciudad, los médicos trataron a 93,590 pacientes infectados con influenza, de los cuales 6,116 murieron. Una muerte en 15. Al mismo tiempo, los quiroprácticos de la Escuela de quiropráctica de Palmer trataron y ajustaron a 1.635 pacientes infectados, ¡con solo una muerte! Fuera de Davenport, los quiroprácticos de Iowa trataron 4.735 casos de pacientes infectados con solo 6 muertes, es decir, una de cada 866 víctimas.

Permítanme repetirlo: en pacientes con influenza española que solo reciben atención médica, una de cada 15 personas falleció mientras que los pacientes infectados que recibieron también atención quiropráctica,
¡uno de cada 866 falleció!


Durante la misma epidemia en Oklahoma, de 3,490 pacientes infectados que recibieron atención quiropráctica, solo 7 personas murieron. Además, se utilizaron quiroprácticos en 233 casos que la medicina consideró incurables y 207 casos sobrevivieron gracias a la atención quiropráctica.

Un libro de 1925 titulado "Estadísticas quiroprácticas" presenta las estadísticas sobre la respuesta a la atención de 99,976 casos de pacientes tratados por 412 quiroprácticos para 110 enfermedades diferentes. Describe casos de gonorrea, gripe, sarampión, escarlatina y viruela. En términos de influenza, de 4,193 casos de pacientes infectados, 4,104 casos se han recuperado por completo.

En la década de 1940, un texto titulado "Práctica quiropráctica - Volumen 1 - Enfermedades infecciosas" describe técnicas manuales de manejo para diversas afecciones infecciosas como sarampión, meningitis, fiebre tifoidea o tuberculosis.

La llegada de los antibióticos en la década de 1940 rápidamente olvidó el potencial de la quiropráctica. Pero este descuido no resta valor a los beneficios que pueden aportar las técnicas manuales. En un momento en que la resistencia a los antibióticos se está extendiendo cada vez más y las epidemias virales están cuestionando nuestro estilo de vida, las técnicas manuales pueden traernos algo que puede marcar la diferencia.

El interés en las contribuciones de las técnicas manuales no ha desaparecido por completo. En la década de 1990, dos estudios clínicos (R, R) mostraron que los ajustes quiroprácticos estimulaban los neutrófilos, la primera línea de defensa para el sistema inmune.

Otro estudio encontró que la atención quiropráctica aumentó las células T4 en pacientes con el virus del VIH.

En un estudio titulado "Relación entre la intensidad de la atención quiropráctica y la incidencia de enfermedades infecciosas infantiles", los autores mostraron que, en niños no vacunados, aquellos que fueron ajustados al menos 7 veces al año o estaban en cuidados de mantenimiento para al menos un año desarrolló menos enfermedades infecciosas infantiles.

En 1997, en un estudio retrospectivo de 2.818 pacientes que recibieron atención de la red, la atención que hacemos en la oficina en la sala grande, más del 75% de los pacientes informaron que la atención les trajo beneficios físicos. Después de la reducción en el dolor de cabeza y un mejor sueño, el tercer tipo de beneficio informado fue una reducción en los episodios de resfriado y gripe.

En 2004, un estudio, realizado entre octubre y marzo (el período de la gripe estacional) en pacientes de edad avanzada que viven en un hogar de ancianos, mostró que aquellos que recibieron atención manual solo necesitaban tomar antibióticos 10 días, en comparación con 25 días para aquellos que no recibieron atención manual. Los pacientes que recibieron atención manual tuvieron tres veces menos síntomas similares a los de la gripe y tuvieron un promedio de 0.2 días de fiebre, en comparación con 1.7 días de fiebre para aquellos que no recibieron atención manual.

En 2011, un estudio mostró que las manipulaciones de la columna aumentan la producción de IgA salival, una inmunoglobulina que es una de las primeras defensas de nuestro sistema inmunológico.

El cuidado manual y quiropráctico fortalece su sistema inmunológico al reducir el estrés en su sistema nervioso y mejorar la comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo. Su sistema nervioso controla su sistema inmune. Algunos investigadores incluso consideran el sistema inmune como un sistema nervioso móvil.

Por lo tanto, su atención quiropráctica no es una alternativa a las recomendaciones de salud y atención médica, pero es un suplemento innegable para la salud de su sistema inmunitario y una estrategia esencial para mejorar la inmunidad y poner las probabilidades de su lado para superar la Epidemia de coronavirus y otras posibles epidemias futuras.

Referencias adicionales

Epidemia de influenza y atención quiropráctica de 1918

https://chiro.org/research/ABSTRACTS/Immune.shtml

Recursos Adicionales

"Tratamiento a base de plantas para la infección por coronavirus"
Por Stephane Harod Buehner, herbolario (artículo en inglés)
Descargar
Estrategias antivirales del Dr. Alex Vasquez

Estas son estrategias avanzadas destinadas principalmente a los médicos:
https://www.inflammationmastery.com/antiviral

Cuidamos de tu salud

LLámanos o escríbenos.
Estaremos encantados de recibir tu consulta.