¿Qué síntomas tratamos?


Te explicamos que hacemos en cada caso y en que mejorarás.

La quiropráctica es un tratamiento holístico que puede ayudar a muchas personas a recuperar su energía vital, interna y externa. Algunas personas tienen afectaciones severas que minan su potencial en el día a día. Si es tu caso, podemos ayudarte.

  1. Artrosis y artritis. La quiropráctica nos permite ralentizar o frenar el desarrollo de enfermedades reumáticas como la artrosis o la artritis. En la consulta nos enfocaremos en devolver la movilidad y en corregir malposiciones óseas que puedan favorecer el desgaste.
  2. Dolor de espalda. El dolor de espalda suele estar relacionado con un mal alineamiento de la columna vertebral, con tensiones musculares y bloqueos articulares. En la consulta nos enfocaremos en subsanar todos aquellos desequilibrios de la columna y de la postura que provocan la acumulación de tensión y la detonación del dolor. También trabajaremos los hábitos personales que hacen que el paciente acumule tensiones sin que el cuerpo pueda resolverlas por sí mismo.
  3. Lumbalgia y cervicalgia. El dolor lumbar y el dolor cervical pueden llegar a ser muy limitantes en el día a día. En la consulta reconoceremos y diagnosticaremos la raíz del dolor y corregiremos el patrón neurofisiológico que lo provoca. En muchas ocasiones está relacionado con bloqueos vertebrales y musculares que son el origen de este exceso de tensión y carga.
  4. Hernia discal. La hernia discal se produce cuando hay un desprendimiento del núcleo del anillo que forma el disco vertebral; esto provoca el pinzamiento de un nervio. El Dr. Manu Hesam está especializado en un tratamiento muy específico para ayudar a disminuir dolores y reequilibrar el conjunto de tejidos blandos y articulaciones alrededor de la vértebra, con el fin de mejorar este trastorno. El tratamiento de la hernia discal es una de sus especialidades, desarrollada durante muchos años de experiencia. Aunque cada caso es diferente, en general tiene resultados muy positivos y sostenibles en el tiempo.
  5. Escoliosis. Los tratamientos convencionales para la escoliosis pueden llegar a ser muy invasivos: barras de hierro para erguir la columna, corsés, etc. En la consulta realizaremos un tratamiento suave pero efectivo, sin efectos secundarios. Mediante ajustes graduales que reequilibran el sistema músculo-esquelético, mejoraremos la neurología del cuerpo que participa en la desviación de la columna vertebral. Trabajaremos para recuperar el movimiento y para que el cuerpo pueda encontrar su equilibrio postural de manera respetuosa y segura.
  6. Ciática. La ciática es el nervio más largo del cuerpo. Cuando está pinzado o irritado, provoca dolores intensos en todo su recorrido. Al tratarse de un problema originado en el sistema nervioso, es totalmente tratable mediante ajustes quiroprácticos. En la consulta identificaremos el problema de origen, ya sea una mala postura, un traumatismo, el estrés, etc. Lo corregiremos y reforzaremos los recursos internos del cuerpo que impidan la repetición de la crisis ciática.
  7. Dolor articular. El dolor de las muñecas, los codos o las rodillas puede tener muchas causas (síndrome del túnel carpiano, artrosis, lesiones en los ligamentos, etc.). En la consulta diagnosticaremos correctamente el origen físico, neurológico y psicosomático de la dolencia. Posteriormente, la trataremos en profundidad para evitar que la tensión original vuelva a expresarse por otros canales. La evaluación del nivel ácido-alcalino del metabolismo, que se refleja según la dieta y el pH sanguíneo, es importante para la prevención y el tratamiento del dolor articular.
  8. Dolor de cabeza. El dolor de cabeza, muchas veces, es un síntoma que indica otros problemas de fondo: tensiones cervicales, trastornos alimentarios, problemas de visión, problemas psicosomáticos… En la consulta identificaremos qué está generando el dolor de cabeza y lo trataremos de manera 100% efectiva, sin necesidad de medicamentos o tratamientos invasivos.
  9. La fibromialgia. La fibromialgia es un trastorno complejo, que puede minar mucho la calidad de vida de la persona. Al tratarse de un desequilibrio neurológico, responde muy bien a los ajustes quiroprácticos sobre el sistema nervioso. En consulta nos centraremos en disminuir el dolor y el cansancio crónico, así como en desarrollar recursos internos para que la persona pueda tomar las riendas de su propia recuperación y su cuerpo posea la inteligencia innata para hacerlo.
  10. Vértigos y mareos. Ambos trastornos tienen su origen en desajustes ubicados en las vértebras cervicales, que impiden un flujo correcto del riegue sanguíneo y de la información nerviosa. En la consulta corregiremos los problemas posturales asociados, remitiremos los síntomas y desarrollaremos un nuevo equilibrio corporal para evitar la persistencia del vértigo y el mareo.
  11. Depresión, estrés y traumatismos emocionales. La mente, las emociones y el cuerpo son parte de una misma unidad. Cuando realizamos una intervención quiropráctica en el cuerpo, modificamos directamente el impacto neurológico, químico y musculoesquelético de la depresión, el estrés y los traumatismos emocionales. En la consulta nos enfocaremos en hacer que el organismo desarrolle la fortaleza interna y externa necesarias que le permitan adaptarse a los estímulos estresantes sin llegar a desbordarse.
  12. Problemas digestivos. El sistema digestivo funciona mano a mano con el sistema nervioso y la alimentación. Las digestiones pesadas, los gases, las hernias de hiato, las úlceras digestivas… todos estos problemas deben tratarse. En la consulta haremos los ajustes vertebrales que permitan al paciente desarrollar una salud digestiva global. También trabajaremos de una manera holística para identificar los hábitos mentales, emocionales y alimentarios que favorecen el desequilibrio digestivo.
  13. Insomnio y cansancio. El insomnio y el cansancio son problemas asociados a una alteración del sistema nervioso simpático y parasimpático. Cuando equilibramos el conjunto del sistema nervioso, logramos estabilizar los ritmos biológicos del organismo y mejorar la capacidad del cuerpo para pasar de la acción al descanso y viceversa. En la consulta nos enfocaremos en descomprimir los nervios afectados por subluxaciones, así como estabilizar el sistema nervioso simpático, que nos activa en momentos de estrés, y el parasimpático, que nos ayuda a relajarnos.
  14. Lesiones, accidentes y caídas. Las lesiones, accidentes y caídas, más allá de traumatismos y heridas evidentes, también suelen provocar subluxaciones. Después de un impacto, nuestro cuerpo necesita contar con un sistema nervioso sano que le ayude a regenerar los daños. En la consulta corregiremos las subluxaciones derivadas del accidente y favoreceremos los mecanismos de reparación del propio cuerpo.

■  Para las personas que hacen deporte. 

deporte

El 75% de los deportistas de élite experimentan dolores asociados a la práctica deportiva. Un 90% de los atletas más reconocidos a nivel mundial han recurrido al uso de la quiropráctica para solventar problemas de salud fruto de entrenamientos y competiciones intensivas.

La quiropráctica para deportistas ayuda a optimizar el esfuerzo y a mejorar el rendimiento deportivo, mejora la agilidad y el movimiento del cuerpo, optimiza la actividad de la mente y del sistema nervioso del deportista. Después de un tratamiento en nuestra consulta, mejora la capacidad autorreguladora del cuerpo y aumenta la capacidad de recuperación. La estabilización del sistema nervioso que aporta la quiropráctica también ayuda a los deportistas a prevenir y a recuperarse de las lesiones.

■  Para las mujeres embarazadas. 

embarazada

Un 50% de las mujeres embarazadas experimenta problemas de espalda durante la gestación. La cifra aumenta durante el parto: del 50% al 75% los sufren.
La quiropráctica es una medicina fundamental para revertir estos datos. Los resultados de algunos estudios son abrumadores: entre el 75% y el 84% de las embarazadas que acuden a sesiones de quiropráctica durante la gestación ven reducidos sus dolores y molestias.
La quiropráctica para embarazadas ayuda a flexibilizar, a fortalecer y a preparar el cuerpo para la gestación, el parto y el posparto. Para poder sostener a nivel físico y emocional el crecimiento y la llegada del bebé es esencial que la fisiología y, en particular, el sistema endocrino de la futura madre estén preparados.

■  Para los niños.

niños

Un estudio reciente desarrollado por la ICPA (International Chiropractic Pediatric Association) con pacientes infantiles de varios países europeos, EEUU y Canadá, puso en relieve a la quiropráctica como uno de los tratamientos clínicos más seguros para los niños, es un tratamiento sin efectos secundarios y eficaz en muchos casos, incluso sin requerir el uso de medicación.
La quiropráctica acompaña a los niños en su crecimiento y ayuda a prevenir problemas de salud derivados de un desajuste vertebral. Con el tratamiento también fomentamos la salud postural, inmunológica y emocional de los niños, imprescindibles para su desarrollo. La quiropráctica puede ayudarles a mejorar su capacidad de concentración, a solucionar problemas de sueño, digestivos, respiratorios y emocionales (de conducta).
También es eficaz con los problemas de cólicos de los bebés. Se han reportado hasta un 94% de casos de mejora y reducción del llanto tras el tratamiento quiropráctico de los cólicos.

■  Para los mayores. 

personas mayores

La quiropráctica para la tercera edad ayuda a tratar dolores y molestias. Sin embargo, su poder radica en su capacidad para fortalecer el cuerpo, mejorar la movilidad y contribuir al bienestar y a la autonomía de los más mayores. En definitiva: en su capacidad de mejorar su calidad de vida.

Hay varios estudios que respaldan esta información. En un estudio conducido con más de 400 personas mayores de 70 años, se comparó la calidad de vida de aquellos que seguían un tratamiento quiropráctico en comparación con los que no lo hacían. Los primeros reportaron un 22% menos de ingresos hospitalarios en 3 años, un 43% menos de necesidad de asistencia clínica y un 22% menos de afectaciones artríticas.

■  Para las personas que quieren mejorar su calidad de vida. 

La quiropráctica trata las molestias físicas y energéticas desde el origen, para resolverlas en profundidad. Un tratamiento de quiropráctica es un antes y un después en la calidad de vida de todos nuestros pacientes, sea cual sea su condición.